miércoles, 2 de abril de 2014

9 AÑOS

Hoy hace 9 años que falleció Juan Pablo II. En Cuenca se vivió esa noche en la Catedral, con una vigilia en su honor, por y para él.  En unas semanas el mundo vivirá su canonización y el musical debe mucho a este hombre que se convirtió en Papa.


domingo, 9 de marzo de 2014

RETOQUES FINALES DEL DVD

Este sábado, director del musical y guionista, junto con Alejandro Pacios, de Objetivo 7 estuvieron viendo el proyecto del dvd del musical prácticamente terminado. Fueron 4 horas de diálogo, trabajo y también disfrute.

Por su parte, Carlos Martos, ya ha hecho su parte con el sonido y estamos a muy poquito de poder ver el dvd que será como recuerdo para los miembros del musical después de estos años.

Os dejamos unas imágenes




jueves, 20 de febrero de 2014

ANÉCDOTAS DEL MUSICAL (PARTE I)

A lo largo de estos años hemos tenido muchos, muchísimos buenos momentos y aquí empezamos a dejaros una mínima prueba de ello. Os iremos colgando de vez en cuando anécdotas que hemos vivido antes, durante o después de cada musical...

Que lo disfrutéis.

miércoles, 8 de enero de 2014

TRES AÑOS DEL ESTRENO

Hoy se cumplen 3 años del estreno del musical  en el Teatro Auditorio de Cuenca. Parece mentira todo lo que ha pasado en este tiempo, todo lo que hemos vivido, cantado, sentido, compartido... Y lo que queda porque desde hace mucho tiempo somos una gran familia.

Feliz aniversario a todos y un abrazo a Manolo y a su familia y amigos porque su música sigue con nosotros!


sábado, 4 de enero de 2014

ÚLTIMOS RETOQUES PARA EL DVD

Muchos de vosotros no sabéis que en el último musical en Cuenca, el 19 de octubre, se grabó la segunda sesión, la de las 20:30 horas para hacer un dvd que será un gran recuerdo para los miembros del elenco del musical.

Se está trabajando por un lado la imagen a través de Objetivo 7 con Alejandro Pacios en Cuenca y el audio con nuestro amigo y profesional Carlos Martos a través de VM Broadcast en Madrid. El pasado día 2 de enero el director del musical y el director de la orquesta estuvieron en el estudio en Madrid ultimando detalles, al mismo tiempo que se ultiman detalles de imagen por otro lado también con la guionista...



Foto. De izquierda a derecha: director de orquesta, Carlos Martos, director del musical.

viernes, 3 de enero de 2014

HOY HACE 4 AÑOS

Parece mentira todo lo que hemos vivido desde entonces, pero hace cuatro años, ¡4 años!, que se dice pronto de aquel casting que hicimos para escoger al elenco del musical No tengáis miedo...

Hace cuatro años algunos eran aún casi bebés, otros no habían pasado a la universidad y estaban aún en el instituto, otros acabando la carrera. Algunos que no tenían pareja la encontraron aquí y los que tenían se casaron, otros tuvieron hijos... otros...nietos...

EN fin, que hemos pasado mucho juntos... Y no os ponemos los vídeos de los castings porque no hay permiso...jajajaja

Vaya 3 de enero aquel enero..jajaja

martes, 31 de diciembre de 2013

HASTA SIEMPRE, ARTISTA!

Hoy nos ha dejado nuestro compañero, familia y amigo, nuestro guitarrista Manolo Margeliza. Su calidad musical era inmensa, comparable a su calidad humana. Se podría decir tanto sobre ti... Te deseamos lo mejor. "No hay distancia en la distancia"


lunes, 25 de noviembre de 2013

ANIMAR A OTROS

Es bonito saber que tras nuestro paso por la Diócesis de Jaén, animamos a otros jóvenes a hacer musicales (o lo que haga falta).

Aquí os dejamos la entrada en su blog sobre el estreno de su musical y cómo comenzó.

http://vidaelmusicaljaen.wordpress.com/2013/10/28/nuestros-comienzos/

domingo, 27 de octubre de 2013

VÍDEO DEL ELENCO DEL MUSICAL

Os dejamos el vídeo que se proyectó antes de cada sesión del musical en Cuenca:

miércoles, 23 de octubre de 2013

Y de repente, sucedió lo impensable


Y de repente, sucedió lo impensable (En relación al musical en Cuenca). Águeda Lucas

Las palabras cobraron vida, pero también música y movimiento. El esfuerzo de tantos meses vio la luz; los ensayos dieron sus frutos; los quebraderos de cabeza y los pequeños enfados quedaron resueltos; el camino empezó a estar más claro y finalmente, nos subimos al escenario. ¿La primera ciudad? Cuenca, siempre fuiste tú y no hubiéramos querido que fuera de otra forma.

Y la aventura comenzó a ser más creíble, más constante y con más consistencia. Las primeras dudas fueron disipándose y las expectativas expandiéndose, al igual que el asombro del que mira con humildad. Lo impensable estaba sucediendo y nosotros mismos éramos poco conscientes de todo lo que ocurría a nuestro alrededor y dentro de nosotros.

Poco a poco surgieron lazos invisibles, tejidos, fibras, músculos, piel que, entrelazándose, fueron creando una capa imperceptible a los ojos, sin embargo, palpable con el alma y con el espíritu. Y así, dejó de importar que unos vivieran en Madrid, otros en Valencia, Albacete o Cuenca porque entendimos que no hay distancia en la distancia si me sientes a tu lado. Y que cada noche al despedir el día era una forma de reencontrarnos, cerrar los ojos para volver a vernos.

Cada vez que actuábamos, la vida se detenía cuando se abría el telón y a pesar de que ha habido despedidas porque te has marchado, y ha habido que dejar destinos en los que nos hubiera gustado quedarnos y personas a las que nos hubiera gustado llevar con nosotros, no hemos parado de creer ni de crear porque habría sido difícil no quererte, no querernos.

La fe y la razón han estado presentes en nuestro viaje y por eso y por tantas otras cosas, entre el ruido y las prisas del día a día, entre tanto mal y tanto daño, qué alegría cada uno de nuestros encuentros. Cuánto nos ha ayudado saber que siempre quedaba un musical más, que siempre, al mirar hacia delante en el calendario había una fecha marcada que sólo con mirarla te alegraba el alma, la vida y los sentidos.

Todo tuyo, todo mi trabajo, todo mi esfuerzo, todo para ti. Y es que nunca pude imaginar, jamás lo habría dicho, pero a nuestra pequeña criatura le fueron creciendo alas y se convirtió en un sueño, y los meses siguieron pasando, y juntos vivimos no sólo cosas buenas, también vinieron las pesadillas, los malos momentos en el día a día cotidiano, esos en los que hay que respirar muy hondo porque sientes que al alma le falta oxígeno. Pero una vez más, salió al quite la familia, ésa que hemos creado, esa en la que no hace falta compartir un apellido para sentirse miembros de una misma unidad. E hicimos frente a las quimeras, pero también disfrutamos de sonrisas, buenas noticias y días importantes para todos.

Después de todo, comprendimos que no había que tener miedo de lo que viniera, porque al fin y al cabo, somos afortunados y estamos llenos de gratitud porque hemos podido vivir esto, porque hemos formado parte de esto, porque somos unum cor et anima una.

Y de repente, sucedió lo impensable: tres años de gira, de escenarios, de geografía española y dos escapadas por Europa. Miles de personas, miles de corazones, vivencias, sueños, deseos, esperanzas, sonrisas, abrazos, miradas, lágrimas y reencuentros. Y volvimos a casa, a Cuenca, como no podía ser de otra forma, después de tan largo viaje, como Ulises después de su particular Odisea. Volvimos para dar cuenta de todo eso que habíamos vivido y para repetir cantando y actuando que se puede, que un mundo mejor es posible y que el amor lo puede todo.

Volvimos para decir ¿adiós? Eso no lo sabemos, pero volvimos con la cabeza bien alta y el alma bien ancha, con la mochila llena de amigos, de familia y de recuerdos que siempre serán nuestros. Y de repente, cuando nadie lo esperaba, sucedió lo impensable.

lunes, 21 de octubre de 2013

CRÍTICA TEATRAL DEL MUSICAL EN VOCESDECUENCA.ES

El Teatro Auditorio de Cuenca ha acogido este fin de semana las tres últimas representaciones de este espectáculo que se estrenó en enero de 2011

Por J.J. Domínguez (Vocesdecuenca.es)
FICHA TÉCNICA: NO TENGÁIS MIEDO: El Musical de Juan Pablo II
Guión: Águeda Lucas
Temas Musicales: Letras de Águeda Lucas con música de Julián Huete, José A. Fernández, Miguel A. Caballero, Juan F. Morán, María Valverde, Saúl Contreras y Á. Lucas.
Dirección y Producción: José Antonio Fernández.
Dirección de Orquesta: Miguel A. Caballero.
Coreografías: Verónica Mancheño.
Reparto: (actores principales): Iñaki Serrano (Karol); Alicia Romeo (Ania); Jesús Mancheño (padre); Santi Benito (Jaurek); Fernando Fernández (Cardenal Wyszynsky); y Ángel Mazarío (Secretario Dziwisz). Consulta aquí el elenco completo. 
Lugar y función:  Sala 1 del Teatro-Auditorio de Cuenca, 19 de octubre (17:00 y 20:30 horas) y 20 de octubre (18:00 horas). Localidades: 10 euros
Otros datos: La primera función, a la que corresponde esta crítica, contó con la presencia del nuncio del Papa en España, Renzo Fratini, que estuvo acompañado del obispo de Cuenca, José María Yanguas.

El 8 de enero de 2011 se estrenaba en el Auditorio de Cuenca el teatro musical sobre la vida del Papa Juan Pablo II 'No tengáis miedo'. El espectáculo no sólo conseguía alcanzar sendos llenos en sus tres primeras funciones sino que también lograba asombrar con una propuesta conmovedora, tan divertida como profunda, repleta de momentos brillantes.

Desde entonces, esta obra ha sido vista por miles de personas en una gira que ha tenido paradas tan importantes como la Jornada Mundial de la Juventud de Madrid y la ciudad polaca de Cracovia. Creada y puesta en escena por más de un centenar de conquenses vinculados a parroquias de la Diócesis, en su mayoría jóvenes y amateurs, ha llevado el nombre de Cuenca por más de una veintena de ciudades españolas y europeas.

Una aventura que ponía su fin este fin de semana en el lugar donde arrancaba ante el público. 'No tengáis miedo' ha representado este sábado y domingo las que según lo previsto son sus tres últimas sesiones. Y en su vuelta al Auditorio, con repetido éxito en la venta de entradas, ha demostrado que el proyecto ha resistido más que bien el pas del tiempo. Le ha sentado estupendamente, como a los buenos vinos.  El espectáculo mantiene esa frescura casi näif que consigue contagiar entusiasmo y fiesta desde el escenario al patio de butaca, pero ha conseguido pulir errores para ganar en solidez, atractivo visual y capacidad para comunicar y emocionar. 

La obra, para el que no la conozca a estas alturas, es una suerte de biopic de Karol Woytila confeccionado a base de trece canciones y diálogos. Concretamente, narra el período comprendido entre la marcha de su hermano Edmund a la universidad hasta poco después del inicio de su Pontificado como obispo de Roma en octubre de 1978. De manera cronológica se van presentando hitos de su biografía: la muerte de su hermano, su participación en un grupo de teatro, la ocupación nazi y el comunista, su decisión de convertirse en sacerdote, su etapa como profesor universitario y la llegada a Roma. Un breve resumen en texto al inicio de la representación y localizadores al inicio de cada escena ayudan a que el público entienda mejor qué hecho se está narrando.

Los hechos se nos cuentan con un respeto a los datos no se hace notar ni lentifica el espectáculo o lo hace más aburrido, pero que están ahí como una sólida base. No es un sesudo documental de historia ni de teología: es un espectáculo festivo, musical y ligero; pero que no por ello se da de tortas con el rigor histórico ni se permite gazapos.

En realidad, estos episodios biográficos no son más que una excusa para reflexionar sobre los valores del biografiado y sobre los grandes asuntos vitales de la existencia. El teatro, la relación entre Fe y Razón, las relaciones humanas y políticas, la libertad, la educación, las desgracias personales... todo se pasa por el particular tamiz de esta 'compañía'.

El musical, es evidente, es un relato de la vida de Juan Pablo II, pero puede leerse más allá de éste. 'Te has marchado', por ejemplo, es una certera expresión de ese dolor desconcertado que atenaza, por encima de credos y personas, ante la muerte de un ser querido (“Nunca vemos justo que la tierra/ a un alma tan joven esté llamando”, reza su letra). 'Es difícil no quererte' refleja con intensidad la frustración del enamorado no correspondido y 'Luchar con Amor' es todo un himno sobre la injusticia y los desastres de la humanidad.
Una canción cuya puesta en escena va acompañada por sobrecogedoras fotografías de campos de concentración nazi; todo un acierto visual y conceptual.

Por tanto, el musical es sobre todo un retrato de cualquier alma humana, con sus debilidades, errores y grandezas. A partir de un personaje extraordinario configura un homenaje a la persona, a cualquier persona. Es un canto a la vida que no obvia las tinieblas y la vulnerabilidad pero que a la vez ensalza la alegría, la esperanza y la plenitud de amar y ser amado.

Y es que ese humanismo que rezuma toda la representación desemboca en una visión cristiana y católica de la realidad, poniendo a Juan Pablo II como paradigma de esa pasión por la vida que nace de su Fe en Dios y de su fidelidad a la Iglesia. La obra no oculta ese intención catequética aunque consigue hacerla atractiva y aceptable para todo tipo de público. Como ya escribimos en Vocesdecuenca.es tras su estreno, esta obra encadena con la larga tradición de las vidas de santos, aunque en este caso se trate de “una hagiografía 2.0 con saltos a lo Grease y solos de guitarra eléctrica”.

Una de las características más notables de 'No tengáis miedo' es su capacidad para contar todo ello de una forma natural en su hilo narrativo y sin perder nunca su condición de espectacular ópera rock. El cancionero de la obra, compuesto por autores conquenses, es un muestrario heterogéneo y brillante de piezas que incluyen influencias que van desde el pop o la salsa a la música culta sacra. 'El teatro', 'Fe y razón' y 'Tengo muchas cosas que contaros' son más que deliciosas piezas.

Una noria de emociones e intensidades de la que el espectador no quiere bajarse en las algo menos dos horas que dura la propuesta. En ello, además de letras, partituras y coreografías, tiene mucho que ver la soberbia interpretación que hace unos completos e inspirados coros y orquesta. 'No tengáis miedo' se sostiene en la música y el canto por encima de la interpretación pura de texto, como suele suceder con otros teatros musicales.

El actor y cantante que encarna al protagonista, Iñaki Serrano, desarrolla un trabajo impresionante en ambos roles. Una presencia que colma el escenario y una voz potente y bien utilizada que no deja indiferente al público.

Tampoco es menor la importancia de la escenografía y la puesta en escena, con varias soluciones muy audaces. Otra vez volvió a cautivar al público la inspirada idea de partir en dos el escenario en la escena en la que se dramatiza el cónclave del que saldría el primer papa polaco de la historia, con un escenario partido en dos a un lado y otro de la Basílica de San Pedro. Dos acciones simultáneas llenas de atractivo visual y sonoro por la conjunción de vestuario, notas y audiovisuales que culminan con ese 'Habemus Papam' que seguramente sea una de las canciones más pegadizas de toda la obra. Cuando suena, el público ya está completamente integrado en la propuesta que desde el escenario les regalan y la cuarta pared ha dejado de existir, ya no hay fronteras con el patio de butacas.

La canción homónima del espectáculo pone el más que digno broche final. Toda una declaración de intenciones en el fondo y en la forma. “Él ve lo que vosotros/ no habéis visto/ el amor vence al temor/ No tengáis miedo”, se canta con energía, como si de una frase lapidaria que cerrara un testamento se tratara.

Lo cierto es que con esta despedida repleta de emociones y sentimientos,  los artífices de 'No tengáis miedo' nos regalaron a los espectadores un legado difícil de olvidar. Nos hicieron cantar, bailar, pensar y conmovernos. Nos dejaron ahítos de talento y esfuerzo; de energía y reflexión; de risas y pensamientos. Desde luego que, como dice otro de los temas de su musical, saben “crear y creer”.